domingo, 19 de junio de 2011

Que sí me representan, que sí

Ahora que está de moda indignarse contra los políticos, igualándolos a todos como si todos fueran iguales (“¡Que no nos representan, que no!”, dicen los indignados del 15-M); ahora que está de moda dar la espalda al Gobierno de España, un Gobierno que ha tomado medidas impopulares obligado por los mercados, por los conservadores europeos y por la UE; ahora que ya no está de moda entre intelectuales y artistas apoyar a ZP (Aún recuerdo a algunos que se indignan hoy haciendo el gesto de la ceja en 2004); ahora, cuando IU de Extremadura  le hace ascos al PSOE y propicia un gobierno de derechas en su región; ahora, justo ahora, quiero manifestar que yo soy uno de esos seis millones y pico de españoles que, pese a todo, hemos votado al PSOE, porque creemos que de esta crisis saldremos mejor si gobierna dicho partido.
Qué gran paradoja se produjo el día 22 de mayo. Las plazas del 15-M clamaban contra los políticos pero, al día siguiente, el resultado de las elecciones mostraba un mapa de España azul, cuyos vencedores eran PP, CIU y Bildu, la nueva marca de los abertzales. Pues a todos les digo que los seis millones de españoles que aún confiamos en el PSOE lo seguiremos votando porque, a pesar de los pesares, creemos que es la única estructura política, el único partido que tiene aún posibilidades, desde el Gobierno, de defender el Estado social, es decir, la socialdemocracia.
Me gusta mucho más lo que dice Tony Judt en su libro Algo va mal  que lo que muestra Stephane Hessel en Indignaos. El libro de Tony Judt defiende el mejor sistema sociopolítico que ha existido, la socialdemocracia, que ahora está en peligro, e invita a regenerar la acción política institucional para mantener el Estado social. El de Hessel clama contra políticos y banqueros pero apenas insinúa alguna solución real. Yo lo que quiero es que desde el Gobierno se defienda el Estado social, y así se lo digo al PSOE desde la humildad de mi voto crítico, un arma poderosa que construye gobiernos. Un voto crítico pero institucional. Porque sí me representan, que sí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario