martes, 20 de septiembre de 2016

Redes sociales, Redes de pesca




Carta a los amigos y amigas de Robles Amarillos que durante más de un año habéis pertenecido a un grupo de wassap de igual nombre y que, al decidir yo abandonarlo, habéis hecho lo propio.


Queridos amigos y amigas: 
Parafraseando al alcalde de la película Bienvenido M. Marshall,
 “como alcalde vuestro que soy os debo una explicación, y esa explicación os la voy a dar”.
Quiero decir que yo creé un grupo de wassap, os invité a participar en él, decidisteis confirmar vuestra pertenencia al mismo y así lo habéis hecho hasta el final. Que algunos os incorporasteis después, e incluso, que poco antes de la fecha de cierre invité a Carmen Miranda, a quien, si a los demás os debo una explicación, a ti, Carmen te debo dos y quizá tres.
Debo empezar por el principio. Estaba hace más de un año en Portugal y me dije, quizá podría formar un grupo de wassap y atraer a mis amigos al blog Robles Amarillos y posibilitar relaciones diversas que lo enriquezcan y tal. De todos los invitados, vosotros decidisteis confirmar vuestra participación en el proyecto, de forma activa o solo lectora.



Y así transcurrió el tiempo, más de un año. Puse en el grupo de wassap tantos enlaces a mi blog como entradas o artículos iba escribiendo; coloqué enlaces de cosas, a mi parecer interesantes; comentasteis cosas, colocasteis fotos, establecisteis diálogos y, también, claro que sí, hubo semanas en las que nada nuevo había.
Y un buen día, poco después de hechas las presentaciones de Carmen, os envié un mensaje con mis intenciones acerca de wassap. Fue una mezcla de intuición y reflexión.
Días después, en un último mensaje, os informaba de mi abandono del grupo y mi convicción de dejar los grupos de wassap y, dentro de algún tiempo, abandonar esta aplicación definitivamente.
Podría bastar con lo ya dicho y punto final. Yo sé que habéis respetado mi decisión, y que habéis abandonado el grupo porque pensasteis que tenía sentido solo como había existido.



Pero como amigos y amigas míos que sois, os debo una explicación, digo, y os la voy a dar.
¿Os habéis dado cuenta de que wssp solo existe en los móviles? Quiero decir que Twitter, Google, Facebook, etc. son artefactos que puedes usar tanto desde ordenadores como móviles. Pero wssp solo en móviles. ¿La finalidad? Que todos tengamos teléfonos móviles con conexión a internet (porcentualmente el primer país de Europa) y que, la mayoría, estemos todo el día dándole al chisme.
Además de todos los Contactos, en los móviles con wssp, como todos sabemos, puedes crear grupos o formar parte de ellos. Y se crea una malla que hace que muchos estemos, más tiempo del debido, dale que te dale al teclado del móvil. Y si alguien se sale de un grupo es peor que cuando, siendo pequeños, nos “desajuntaban” de un grupo de amigos o nos hacíamos de otra pandilla.



Si a ello se le añade que en los móviles vamos incorporando cada vez más aplicaciones, llega un momento en que todo es consultado desde el dichoso artefacto, en lugar de desde el ordenador. Y con esa pantallita, y con ese tecladito, observad a vuestro alrededor: una parte importante de la población está pegada a su móvil, y ese aparatito manda sobre ti, interrumpe conversaciones, a veces muy íntimas, otras de amigos, familiares, profesionales y de todo tipo.
Cuando en el mes de agosto pasado, estando fuera de España, me veía como un descosido cuando en casa de familiares o amigos había wiffi y quería aprovecharlo, me dije: ¿Esto qué es? ¿Qué finalidad tiene este pequeño chisme?
Al mismo tiempo intenté conocer mejor y más profundamente las redes sociales. Y lo que voy a decir ahora es mi opinión personalísima.


 

Wassap
Todos los contactos los va a usar su dueño actual, Facebook, para integrarlos en su red de publicidad aprovechando la ubicación de cada uno. (Porque esa es otra: sin darnos cuenta, o dándonos, siempre tenemos abierta la Ubicación en nuestro móvil: el rastro que vamos dejando es apabullante).
Se puede desactivar esa utilización de wasap por Facebook, pero es tan rebuscada la forma de prohibirlo que mucha gente dirá: ¡anda ya!
Por eso yo, en cuanto determinados asuntos familiares lo permitan, abandonaré wassap totalmente por todo lo antedicho.
Twitter
Es el lugar donde más se insulta y donde el anonimato es apabullante. Puedes, eso sí, poner enlaces a documentos, fotos, vídeos…Pero acabará muriendo por su propio ser.
Facebook
Hasta hace mes y medio yo no lo usaba nada. Y he visto que todo el mundo expone su privacidad, sabiéndolo o no, y que, aunque hay rutas de privacidad, todo es del dominio y de la propiedad de Facebook. Fui haciendo amigos, y más red, y más red y, al final era un buen tocho de reclamos de F. para que viera esto, y eso, y aquello. Y, claro está, con acceso directo desde el móvil. Y los ojos se iban resintiendo porque esa pantalla es reducida, por muy chulo que sea el móvil.
Google y sus extensiones: Google+, Blogger, Youtube, Fotos, Mapas…
Abres una cuenta en Gmail y ya puedes tener todo esto. Haces una foto y, además de estar en tu Galería está en Fotos Google, en privado, sí, como todo, eso dicen. Y puedes hacer películas, montajes fáciles, sí, sí. Pero todo queda en…en casa de Google.
Salvo que lo borres todo. O casi.


Y es lo que he hecho. Nueva vida, os lo aseguro. Y qué difícil es borrarse de estos sitios y desactivar o eliminar tus cuentas. Hace falta un cursillo especial.
Borré mi cuenta de Youtube, con los vídeos del Madrid Medieval y otros. Los originales, en mi casa, claro. Era curioso: tal vídeo tiene música protegida, tal otro está prohibido en no sé qué países. Yo alucinaba, pues llevaba mucho tiempo sin entrar en esa cuenta.
Borré todas mis Fotos de Google fotos. Ahora están solo en mi ordenador, y las mejores, en un álbum, impresas en papel.
Desactivé Maps, me gusta más el libro de carreteras, actualizado, eso sí.
Eliminé mis cuentas de Facebook y de Twitter, que me costó mi tiempo.
Y así sucesivamente.
Solo conservo una cuenta de Gmail.
¿Sabéis para qué? Para seguir con mi blog Robles Amarillos.
Seguiré con el blog mientras no me obliguen a que tenga publicidad o mientras no me cobren. En el diario El País tuve un blog cinco años. Cuando eran decenas de miles los blogs en ese periódico, decidieron eliminarlos en un plazo breve. Yo me lo olí, otros también (se rumoreaba ya)  y me vine a Blogger, de Google, donde aún estamos.


Mi móvil
Es un bq que tiene acceso a internet (es parte de un paquete de Movistar) y yo lo tengo preparado para lo siguiente:
Llamar por teléfono o recibir llamadas.
Mandar o recibir SMS.
Hacer fotos y verlas.
Calculadora.
Todo lo demás, desactivado o inhabilitado. Si quiero acceder a internet, habilito Chrome, si es imprescindible. Y luego, fuera.
Leo el periódico en el papel, oigo la radio, veo la tele, leo libros, paseo sin móvil. Veo a la gente en el metro y me siento un bicho raro mirando a los demás o leyendo un libro o revista: todos con su móvil.
 Hasta mi perro, Pipo, “me agradece que sea uno de los pocos dueños que pasea con su perro sin el móvil enchufado”.
Llevo el móvil, claro está, en el bolsillo, pero lo uso mucho menos. Y eso que, como os dije antes, por motivos familiares, tengo aún wassap.
Y el ordenador lo uso menos que antes, y esa ansiedad que nos crean con las redes sociales se ha evaporado.
Como os decía es una opción personal.
Otros dejan de fumar. Y algunos hasta intentan llevar una vida sana de verdad, sin que ello signifique comer lechuga todo el día.
Quizá penséis que hay que estar en las redes, que el mundo es así. Bueno, bueno. Creo conocer internet medianamente y hay mucho por ver, consultar y conocer. Desde el ordenador. Y por decisión propia, no inducida. Y las redes, para los peces, pienso yo. Opinión personal.
Ahora sí. Ahora me quedo más en paz conmigo mismo. Merecíais una explicación.
Y os invito a entrar en mi blog, en el último artículo o en algunos de los 350 restantes escritos a lo largo de los años. Seguiré escribiendo en el blog. Pero archivo lo que pongo, por si acaso.
Y os invito a poner comentarios o fotos, a establecer diálogos entre vosotros. Eso, sí, no salen inmediatamente, yo los tengo que autorizar. Tened en cuenta que el blog es abierto, y que, sumados los tres blogs, lo han visitado más de 65000 personas. De España la mayoría pero también de EEUU, de Rusia, Francia, Argentina, Méjico, Portugal…

Un abrazo a todos (Adelaida, Ana Belén, Benjamín, Carmen, Chus, Eusebio, Juan Pablo, Lola, Mari Jose, Mary Luz, María Hernández, María Fernández, Marisa, Marisol, Mercedes, Paco, Pablo y Silvia.)  





Todas las fotos de esta entrada tienen como motivo el Museo del Prado. Paseando a su vera, iba perfilando el contenido de esta carta. En el Museo aún se exponían los cuadros de El Bosco

6 comentarios:

  1. Muchas gracias por la explicación.Tienes mucha razón en el uso y abuso de la tecnología.Yo lucho con mis pequeños para que lo vean como una herramienta,pero que es prescindible.Me mata que César de 4 años quiere jugar a cazar Pokemon porque otros niños lo hacen y sin embargo luego con los rotus es más feliz.En el grupo no pude ser muy activa.En verano es cuando menos tiempo tengo,pero me ha encantado ver los vídeos y las fotos.Ya te he dicho que me encanta cómo escribes.Es como si te oyera con tu forma pausada de hablar.
    La nieta es una monada y la excusa perfecta para ir a Lisboa.Estuvimos el octubre pasado porque han trasladado a un amigo de Javi a la embajada.Nos llevaron al Club del Fado y otros locales que no habíamos visitado anteriormente.Sencillamente,me encanta.
    Entro en clase ahora.Este curso tengo grupos muy numerosos y cañeros, así que me tendré que vitaminar.
    Un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus comentarios, María H. Un ole por los padres y madres como tú, en apoyo del rotu y en contra del pokemon. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Leído! Es una opción interesante. Yo aún tengo que aprender a gestionar mis redes sociales para poder enseñar a mis hijos a gestionarlas. Han nacido en la era digital, en plena transformación de los medios de expresión y comunicación. Tus datos son muy útiles para decidir con claridad. Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus reflexiones y tu participación, Adelaida.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Hola, Jesús :
    He podido leer tu carta y me parece muy bien tu decisión. El mejor medio para comunicarse, personalmente; y el teléfono, si no está"pinchado". Un abrazo.

    ResponderEliminar